Make your own free website on Tripod.com

PRINCIPALINTRODUCCIONOBJETIVOLINKSRESUMENPREGUNTAS


 

 

La cantidad de agua permanece relativamente constante con el tiempo, pero la población aumenta en gran medida, lo que aumenta el consumo del agua. Esto lleva a la escasez del recurso hídrico.

El agua cubre las tres cuartas partes de la Tierra. Su escasez supone un grave riesgo para la capacidad de alimentación y salud de la población mundial.

El planeta crece a un ritmo anual de 85 millones de personas. El consumo de agua suele duplicarse cada 20 años. Y entre más desarrollo, más derroche. Y más contaminación. Alrededor de 1.200 millones de personas carecen de agua potable en la actualidad, mientras que otros 3.000 millones no tienen un sistema de saneamiento para evacuar las aguas usadas. El consumo de agua dulce se multiplicó por cinco en el siglo XX. El uso industrial y doméstico está aumentando a un nivel muy superior al de la población, que ya es muy elevado.

Durante el siglo XX las reservas hídricas comenzaron a declinar en muchos lugares. Por primera vez se secó el río Amarillo, en China; el lago Chad, en África, el mar de Aral perdió el 60 por ciento del agua.

Debido al incremento del consumo y las perspectivas de escasez se creó el Foro Mundial del Agua en 1997 con el respaldo del Consejo Mundial del Agua y la Asociación Global del Agua. Este foro tiene como objetivo llamar la atención sobre los problemas de agua dulce y definir las perspectivas a largo plazo para su gestión en el siglo XXI

Los Foros Mundiales del Agua se convocan cada tres años a instancias del Consejo Mundial del Agua (WWC, World Water Council), órgano creado en 1996 en Marsella (Francia), tras las recomendaciones de la Cumbre de la Tierra celebrada en 1992 en Río de Janeiro (Brasil). Se ha reunido en tres ocasiones, en Marruecos, Holanda y Japón, y en el 2006 se realizará en México. En donde se plantearon los problemas y desafíos para el futuro.

 

El derroche del agua en la agricultura.

Recientemente, la FAO elaboró un informe en donde se indica que la agricultura en los países en vías de desarrollo tendrá que producir más cultivos por cada litro de agua, conservar los recursos hídricos y promover el acceso equitativo a los mismos.

Además, los agricultura de los países en vías de desarrollo tendrá que enfrentarse con la lucha por el acceso a los escasos recursos de agua dulce para usos domésticos e industriales.

Para evitar una futura crisis de alimentos, se necesita mayor inversión para así incrementar la productividad agrícola en países en vías del desarrollo. Y con la aplicación de nuevas tecnologías mejorar la eficiencia del uso del agua.

Uno de cada cinco países en vías de desarrollo se enfrentará con escasez de recursos hídricos de aquí al 2030. Oriente Próximo, Norte de África y algunas zonas de Asia están sujetas a escasez de recursos hídricos y a problemas  por falta de agua.

La agricultura es con mucho el mayor consumidor de recursos hídricos y a ella van alrededor del 70 por ciento del agua (a la industria el 20 por ciento y al empleo doméstico el 10 por ciento). La necesidad diaria de agua potable es pequeña -cuatro litros por persona- pero la necesidad diaria de agua para la alimentación personal es muy elevada y va de los 2000 a los 5000 litros por día, los cuales no son consumidos directamente por las personas, sino que en la producción de los alimentos (principalmente en agricultura).